PISCINA FANTÁSTICA (1982 – 1983)

Desde que llegamos a Barcelona en 1975, mi hermana y yo colaboramos para aumentar los ingresos de mi madre cuidando niños, lo que se llamaba “hacer de canguro”, una ocupación que solía emplear a chicas estudiantes por horas o en jornadas regulares, como fue mi caso a partir de los 16 años. Actualmente parece haber desaparecido en su versión original sustituidas por mujeres adultas de origen extranjero que cubren todas las tareas del hogar.

En la serie que presento, me encontraba yo en una urbanización de apartamentos de Gavá Playa primero y en un edificio monumental en la misma carretera de Castelldefels después, cuya prepotente presencia se divisa desde lejos asomando entre el mar de pinos que constituye la belleza de esa parte de la comarca del Garraf. Mientras la interna de la familia se encontraba de vacaciones yo ocupaba su lugar sin otro contrato que el acuerdo verbal, aunque las condiciones eran más suaves en lo referido a las prestaciones domésticas, compensándolo con la inclusión de apoyo escolar. En resumen, un chollo para la familia.

La singularidad de estas urbanizaciones, colindantes con los famosos cámpings La Ballena Alegre o La Tortuga ligera, era su zona comunitaria, dotada de piscina, gimnasio, pistas de tenis, frontón o fútbol y una hermosa zona ajardinada cuidada con gran esmero. Cada mañana, antes de comer y después de haber dedicado un mínimo de dos horas a las actividades escolares, bajábamos a la piscina y allí, cuando no me bañaba o leía novelas en italiano que me dejaba la tía de mis “canguros”, me dedicaba a hacer fotos del entorno humano.

El origen de esta serie se debe a un hecho lamentable: por primera y única vez en mi vida, perdí un carrete de negativos revelado, del que solo me quedó la hoja de contactos. En la serie había una imagen de una de las niñas emergiendo de la piscina con el rostro todavía en el agua, creando un efecto que me gustaba mucho. Tratando de repetir esa foto llegué a ampliar la idea hasta llegar a esta colección en la que se mezcla lo surrealista con lo humorístico.

         Nota técnica: en esa época tenía la costumbre de revelar los carretes forzados a 1600ASA para poder disparar siempre a una velocidad alta. Solo en la última foto decidí probar el efecto que conseguiría disparando a una velocidad de menos de 1/60 y el resultado fue mejor de lo imaginado. Estaré siempre agradecida a la colaboración entusiasta de esas niñas y niños a los que yo trataba como “mis esclavos”, pues solo podían obedecer y atender a mis órdenes. Gracias Mónica, Inma, Pepito y amiguitos de Gavá.

pisicna-b

niña diablob

Advertisements

One thought on “PISCINA FANTÁSTICA (1982 – 1983)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s