Johan Ehrenberg, un editor socialista

piano
Así de relajada es la sala de redacción de ETC en Estocolmo

Llevaba yo varios días emocionada ante la idea de recibir una charla y seminario del editor más polémico y veterano de Suecia, Johan Ehrenberg, el fundador de la revista ETC, nacida en 1976, cuando su creador apenas tenía 19 años. El nacimiento de una publicación convertida en emblemática respondía al deseo de sus fundadores de crear un vehículo para las ideas socialistas que se alejara del dogmatismo ideológico y estético de los partidos políticos de izquierda. Se trataba de resolver el eterno dilema de atraer al ciudadano para crear una conciencia de cambio sin resultar aburrido o triste, inventando un modo distinto de vehicular pensamientos progresistas con ayuda de imágenes, que debían se ricas en significado y visualmente atractivas al mismo tiempo.

La lección esencial de este polifacético sueco sin formación universitaria en periodismo o arte, pero sí en impresión, es buscar la armonía entre texto e imagen para invitar a la reflexión y a la crítica. El repaso al primer número nos ha dejado la sensación de estar ante una iniciativa no solo innovadora sino también provocadora, que muchos lectores atesoraron intuyendo que acabaría siendo un reflejo de su propia vida, tan valiosos como el álbum de fotos personal.

etc1
Precursor del uso de la foto anónima como objeto de exploración social y semiótica ya en el primer número.

Johan Ehrenberg tiene varias momentos cruciales en su vida en los que intenta llevar a la práctica su ideario de izquierda, poniendo el dedo en la llaga del falso progresismo sueco. No solo se proclamó feminista en una época en la que los partidos de izquierda trataban con condescendencia la lucha por la igualdad de la mujer postergándola al día después del triunfo de la revolución, sino que puso en evidencia su trasfondo patriarcal al transformarse y vivir como una mujer, Jenny, durante seis meses, una experiencia ampliamente seguida y criticada por la prensa sueca. Lo más interesante de esa viviencia fue poner un espejo ante la sociedad que se consideraba avanzada mostrándoles que no eran capaces de aceptar a las personas tal como son y como se sienten y que seguían fosilizados en el prejuicio de las etiquetas y de la normatividad patriarcal.

jennyje
Los delicados rasgos escandinavos facilitaron el ejercicio de transformismo del polémico editor

En otra de sus encarnaciones lo encontramos como promotor de energía ecológica para los hogares a través de una serie de empresas con una buena acogida entre los ciudadanos, una evolución que él ve lógica. Según dice, no se puede considerar de izquierdas si no se preocupa por el futuro del planeta, que es el futuro de la humanidad y una clara amenaza de pobreza para todos. La lucha por la ecología es la misma que la del primer socialismo, la de la emancipación del ciudadano y la busca del bien común. Entre los varios títulos dedicados a propagar sus ideas hay uno traducido al español por la editorial Icaria, Mi querido socialismo (2001), y es una lástima que no haya más porque merecemos conocer propuestas que no lleguen siempre de los mismo países.

_dsc6760
Reflexiones sobre el papel del fotógrafo alrededor de una mesa bien provista y ejemplares de las distintas versiones regionales del semanario.
_dsc6756
Annie Hellquist nos alegra el día al anunciar que están abiertos a nuestros proyectos. Como siempre, Alexandra acompaña a su mamá en todas las visitas.

Pero volviendo a su condición de editor, nos interesa conocer qué función le da ahora a la fotografía, tanto en sus foto-libros como en las publicaciones periódicas. En ambos casos lo importante es entender lo que la historia quiere decir, a veces la foto va a aparecer como un contrapunto que desorienta al lector pero que por eso mismo le obligará a detenerse más tiempo en ella para captar otro matiz del mensaje escrito. Eso es lo más habitual cuando selecciona imágenes para sus libros de economía: vemos fotos más propias de revistas artísticas o, y es el único caso que conozco, de la francesa Philosophie magazine, donde texto y foto parecen mantener una disonancia tan grande que trascienden la función ilustradora y se parece más a una banda sonora, dejando al texto la función enunciadora en contacto con la razón y a la imagen la función connotativa. Sin embargo, en los libros de autores tan importantes como Anders Petersen la primera cuestión es el ritmo interno de las fotos. En Café Moritz y Fängelse todas las imágenes tienen su fileteado negro destacándose sobre el papel blanco. Aquí la decisión más importante es cuándo dejar una página en blanco para permitir que una foto exhiba su fuerza y cuándo emparejarlas para así revelar el posible vínculo entre ellas.

grupo1
Cada proyecto “pide” su propio diseño y formato de libro, pero hay que tener mucha experiencia y capacidad de riesgo para descubrirlo y publicarlo.

 

A la pregunta de si su misión como editor es dar a conocer la fotografía sueca, Johan respondió afirmativamente, aunque también podría aceptar un proyecto en el que un autor extranjero ofreciese su visión sobre un tema sueco. Aquí nos adentramos en el papel demiúrgico del editor, quien asume la tarea de intuir qué temas y tratamientos pueden interesar al público y por eso lo mejor es un fotógrafo con las mismas raíces culturales que los posibles compradores. Nos puso como ejemplo a Josef Koudelka, diciendo que por mucho que ame su obra no la publicaría porque su editorial no es un vehículo para la foto artística, sino que su compromiso es ofrecer una representación de la contemporaneidad.

grupo2
Según Ehrenberg, la fotografía en color permite la edición “a sangre”, mientras que la foto en b/n necesita el blanco de la página de fondo para ser apreciada.

En resumen, una jornada de esas que los americanos llaman “inspiring” y que nos animó a perseverar en nuestra vocación y a trazar nuestro camino en lugar de intentar encajar en el mercado profesional, tan devaluado por las prisas y las exigencias comerciales. Es realmente una lástima que los emprendedores actuales, esos supuestos genios de la “revolución digital”, carezcan de una ideología del bien común y sus proyectos solo estén encaminados a acaparar el máximo de beneficios posible. Eso sí, luego sacan una fundación en la que invertir millones para luchar contra esta enfermedad o la otra pero no tienen una cosmovisión realmente emancipadora.

Por eso también es doloroso saber que Johan Ehrenberg tiene los días contados debido a un cáncer cuyo pronóstico no supera los cinco años de vida. Es injusto que una persona con tanto por hacer y aportar a la sociedad tenga que irse de un mundo que tanto lo necesita. Ya resignado a su limitado tiempo, se dedica a propagar el ecologismo y a seguir insistiendo en la necesidad de crear proyectos que den dinero en lugar de evitarlo con desdén puritano.

En una sociedad capitalista la ausencia de capital lleva implícita la derrota, por eso es nuestra obligación hacernos con la principal arma del sistema, el dinero, pero en beneficio colectivo. En su reciente libro de memorias Falska minnen (Falsos recuerdos), profusamente ilustrado para atraer a esa juventud que ya no lee, repasa su biografía para hacer hincapié en que su vida es también la de su generación, su familia y amigos. Porque  a solas no somos nadie y el individualismo solo tiene sentido si es para luchar por la libertad individual.

Y sí, la fotografía sigue siendo un arma cargada de futuro si sabemos usarla como medio para la reflexión y la crítica, no para adormecer conciencias con la acumulación repetitiva de estímulos aparentemente movilizadores pero que en realidad solo provocan el deseo de evasión y autocomplacencia.

Johan Ehrenberg, un placer haberte conocido. Espero que sea el primero de muchos más encuentros.

images-18

tomates
¿A la revolución por el tomate? Eso creen en la redacción de ETC, llevando a la dieta cotidiana las ideas de su fundador.
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s